El trabajo de campo es la mejor manera de llevar al terreno de juego los conceptos teóricos, para luego aplicarlos a los juegos.

Es la oportunidad para simular situaciones de juego y realizar una retroalimentación inmediata y oportuna para los árbitros y asistentes.

Para los instructores es una oportunidad de corregir los errores de los árbitros y potenciar sus virtudes.

ARBIANTOQUIA siempre en camino a la excelencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *