Se deben seguir los procedimientos para poder acceder a la decisión final como lo mandan las reglas de juego.

Los árbitros modernos tienen la posibilidad de la asistencia por vídeo, para mejorar su desempeño y aumentar las posibilidades de acierto en sus decisiones y hacer del arbitraje del fútbol más justo.

Sin embargo al criterio humano sigue teniendo vital importancia para poder seleccionar las jugadas que sean revisadas tanto los árbitros en la cancha como los del VAR.

Lo más importante es que a pesar de la ayuda los árbitros deben tomar siempre una decisión inicial (incluidas las posibles sanciones disciplinarias) como si no hubiese VAR (excepto si un incidente pasa inadvertido). De acuerdo al procedimiento de las reglas, el árbitro y el resto del equipo arbitral no estarán autorizados a omitir su decisión, esta forma de decidir podría  conducir a una percepción de un arbitraje débil o indeciso.

La decisión final de cualquier situación es del árbitro, quien es la única persona autorizada para tomar la decisión final; el VAR tiene el mismo estatus que el resto del equipo arbitral y solo puede asistir al árbitro y darán su opinión a reserva de lo que decida el árbitro. Solo estará permitido retrasar la señalización de una infracción con el banderín o el silbato en situaciones de ataque muy claras, en las que un jugador esté a punto de marcar un gol o tenga un camino despejado en o hacia el área penal del equipo oponente.

En lo relacionado a los árbitros asistentes,  no levantaran el banderín si hay una infracción que pueda detener la jugada por su acción retrasando la señalización para no interferir en el juego, sin embargo  posteriormente deberá levantarlo en los siguientes casos:

  • si el equipo atacante marca un gol
  • si a un equipo se le concede un penal, un tiro libre, un saque de esquina o un saque de banda
  • si mantiene la posesión del balón una vez que ha finalizado el ataque inicial.

En el resto de situaciones, el árbitro asistente decidirá si levanta o no el banderín en función de las circunstancias del juego.

Para el procedimiento de chequeo es importante conocer que el VAR chequeará de forma automática las imágenes de video para detectar decisiones o incidentes que pueden ser reales o potenciales que analizan según su propio criterio,  relacionados con goles, penales o tarjetas rojas directas, así como en casos de confusiones de identidad, sirviéndose para ello de distintos ángulos y velocidades de reproducción.

El árbitro del VAR podrá chequear las imágenes a velocidad normal o/ a cámara lenta pero, en general las reproducciones a cámara lenta deben limitarse a los hechos, como:

  • la ubicación de una infracción o un jugador
  • el punto de contacto en el caso de las infracciones físicas y de mano
  • el balón no en juego (incluida la decisión de gol/no gol)

Se utilizará la velocidad normal para comprobar la intensidad de una infracción o decidir si se ha cometido una infracción por mano.

Si el chequeo no indica un error claro, obvio y manifiesto ni un incidente grave inadvertid, no suele ser necesario que el VAR se comunique con el árbitro, lo cual se denomina chequeo silencioso; No obstante, la confirmación por parte del VAR de que no se ha producido un error claro, obvio y manifiesto ni un incidente grave inadvertido puede ayudar al árbitro o al árbitro asistente a controlar a los jugadores o el partido.

Si fuera preciso retrasar la reanudación para realizar un chequeo, el árbitro lo indicará señalando claramente al auricular con un dedo y extendiendo la otra mano o el otro brazo; esta señal deberá mantenerse hasta que el chequeo se complete, puesto que con ella se comunica que el árbitro está recibiendo información (del VAR o de cualquier otro miembro del equipo arbitral).

Si el chequeo indica que es probable que se haya producido un error claro, obvio y manifiesto o un incidente grave inadvertido, el VAR se lo comunicará (sin indicar la decisión que debe tomar) al árbitro, quien entonces decidirá iniciar o no la revisión de la jugada.

En conclusión La asistencia del VAR será adecuada cuando el equipo arbitral en la cancha se haya producido un error claro, obvio y manifiesto o un incidente grave inadvertido, el VAR debe tener su propio criterio para las revisiones silenciosas para la indicación de las jugadas que sugiere al árbitro que revise.



Oscar Alexis Gutiérrez Tamayo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *